El 40% de las mujeres experimentan orgasmos mientras duermen; esta es la forma para lograrlo


   Las mujeres pueden tener orgasmos mientras duermen

Tener sueños húmedos no es exclusivo de los hombres: las mujeres también podemos disfrutar de estos momentos increíbles, y lo mejor de todo es que es más fácil para nosotras alcanzar el clímax.



Esto ocurre gracias a que el subconsciente y el placer siguen alertas cuando el cuerpo ha llegado al punto máximo de relajación y descanso. Se piensa que las mujeres somos las que tenemos mayor posibilidad de experimentarlo.

El 40 % de las mujeres lo han sentido




De acuerdo con una investigación del Instituto Kinsey, la existencia de orgasmos nocturnos femeninos se da más frecuente durante los 40 años y es un momento en el que el organismo se encuentra sexualmente activo y pleno, y no hay nada de qué preocuparse.

En entrevista con el sitio Women’s Health, el doctor Michael Krychman, ginecólogo y director del Centro Southern California Sexual Health, explica que las mujeres podemos tener sueños eróticos que acaban en orgasmos, que es la contracción rítmica de los músculos de la pelvis, lo que desencadena la liberación de neurotransmisores que crean euforia en el cerebro; la relación entre este y el cuerpo crea sensaciones que pueden tentarnos a repetir este tipo de orgasmos.

Según Krychman, al dormir estás en un estado de relajación que le permite al subconsciente explorar varios aspectos de la vida, incluyendo el sexo.

Qué los provoca




La causa de que podamos venirnos dentro de un sueño es el REM, el movimiento ocular rápido. El doctor José Colón, autor de The Sleep Diet: a Novel Approach to Insomnia and Founder of Paradise Sleep, afirma que el sueño consiste en ciclos. Durante el REM los sueños están tan activos como si estuvieras despierta y durante ese lapso son más vívidos.

Aunque físicamente no seamos nosotras quienes estamos incitando el orgasmo, las sensaciones son muy reales para el cerebro. En el REM el cuerpo experimenta fluctuaciones automáticas, es decir, la sangre en el cuerpo empieza a fluir más y esto incluye a los órganos sexuales. En el caso de los hombres, esta circulación causa que se despierten con una erección; en el de las mujeres, la excitación del clítoris.

Si combinamos ese arranque de sangre con un sueño erótico, eventualmente puedes soñar que tienes un orgasmo o realmente tener uno. El cuerpo puede reaccionar como si pasara en la vida real. A diferencia de los hombres, que tienen una evidencia física de sus sueños húmedos, las mujeres tal vez no nos percatemos si experimentamos un orgasmo cuando despertamos o si solo soñamos que lo tuvimos, pero cualquiera de los dos posibilidades puede ser bastante satisfactoria. Aunque solo haya sido un sueño, puede ser muy intenso y llegar al punto de sentirse como real.

¡Es hora de dormir!



Si lo que deseas es provocarlo, necesitas tener más orgasmos seguidos mientras estás despierta, puede ser un empujón para que el cuerpo quiera más placer, así lo asegura Krychman. Entre mejores orgasmos tengas, más los querrás.

Si realmente deseas tener más orgasmos mientras duermes, Colón asegura que puedes entrenar tu propio cuerpo a tener sueños lúcidos, que son cuando tu cuerpo está consciente de que estás soñando y puedes manipular lo que sueñas.