Marinos en busca de armas y productos ilegales, se llevan una desagradable sorpresa al descubrir lo que contenían estos refrigeradores en su interior.



Al encontrase sospechosa una fábrica que reparaba y vendía refrigeradores en el puerto de Acapulco se procedido a catear y revisar las anomalías que se presentaban en dicha mini empresa.


El día de hoy a las 2:00 de la tarde marinos y policías federales se dispusieron a en varios vehículos en marcha a la revisión de la empresa que ya desde ya hace algunos meces se abrió en el puerto de Acapulco, Guerrero. 



Al llegar al establecimiento los uniformados se trataron de encontrar con el encargado, a lo que solo se encontraban trabajadores del lugar, se dispusieron a hacer su revisión de rutina pero al encontrar varios refrigeradores normales se retiraban, uno de los trabajadores muy nervioso comenzó a hacer preguntas, de inmediato fue interrogado para descartar cualquier otro problema.


Pero en la parte posterior de la empresa se encontraban varios refrigeradores con llave que ninguno de los trabajadores tenia llave, los soldados rompieron un candado, solo para encontrar que en su interior contenían por lo menos 23 cuerpos  para su tráfico de órganos.




De inmediato los trabajadores fueron puestos a disposición para tomar sus declaraciones y poder dar con los responsables de estos actos, se estima que podrían estar implicadas varias fuentes de la policía de sanidad al no reportar ninguna anomalía en esta situación así que pasara a manos de la policía ministerial para poder esclarecer este caso.